31/7/11

De vez en cuando la vida

De vez en cuando la vida
nos gasta una broma
y nos despertamos
sin saber qué pasa,
chupando un palo sentados
sobre una calabaza.

 Joan Manuel Serrat "De vez en cuando la vida"

No recuerdo que hice aquel sábado. Es un fin de semana más de un mes de mayo ya avanzado. El buen tiempo se abre camino y en la tele no se habla de otra cosa que de las olimpiadas de Barcelona y de la Expo de Sevilla. El taller me da mas trabajo que dinero, nada nuevo por otra parte. El proyecto de tener casa propia es eso, un proyecto. Nuestro primogénito crece a la misma velocidad con que rompe todo lo que está a su alcance, también sus dientes. La idea de traerle un compañero de juegos a cuajado y desde hace un mes estamos en ello. En marzo estrenamos coche. Parece mentira que por fin tenga un coche decente.
Treinta años, un montón de proyectos, muchísimo trabajo y poco tiempo para la reflexión. La vida ha ido acelerando el paso en los últimos años. Ya no nos da un respiro.

Pero la vida es muy suya y a veces te cambia el paso. El ritmo no lo pones tú.

Oigo el sonido de voces lejanas. Alguien habla y no termino de entender lo que dicen, es como si estuvieran en la habitación de al lado. Poco a poco se van haciendo mas cercanas, las oigo mas nítidas, casi entiendo lo que dicen. Me cuesta abrir los ojos. Una de las personas que oí hablar –creo que la tía Angeles– coge mis pies y levanta mis piernas. Estoy tumbado en el suelo de la UVI de aquel hospital. Llegan unas enfermeras, me incorporan y me preguntan si estoy bien. Creo que sí, pero no estoy seguro de qué ha pasado. Para mí que le ha saltado algún automático a mi cerebro y se ha tomado un descanso sin avisar.
Por un momento todo el mundo ha estado pendiente de mí.

En la cama de aquella UVI, un joven de 28 años lucha por mantener el ritmo de su respiración. Esta madrugada su vida ha decidido cambiarle el paso. Esta madrugada la vida nos ha cambiado el paso un poco a todos.
No recuerdo que hice aquel sábado, nunca podré olvidar aquel domingo.


5 comentarios:

  1. Una historia muy conocida para mí. Por suerte se pueden contar y cantar con Serrat.

    Enhorabuena por el blog. Volveré. :-)

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Aquella fue una experiencia triste. Me alegra que alguna emoción llegue a quien lo lee. Siento que te haya puesto triste, pero el relato no da para más. Bueno, Serrat lo arregla un poco al final :-)
      Nos leemos

      Eliminar
    2. Menos mal que también "de vez en cuando la vida nos besa en la boca..."

      Eliminar